14 noviembre, 2016 Agencia SEO

¿En qué consiste el coaching de equipos?

 

coaching de equipos

Hemos dedicado algunos artículos de este blog al coaching, hasta ahora siempre desde la perspectiva del coaching individual. En esta ocasión queremos abordar el coaching de equipos, que mantiene similitudes y diferencias con el coaching individual.

Uno de los autores que más ha profundizado en el coaching de equipos es Alain Cardon. Como el propio concepto implica, su objetivo es el desarrollo del trabajo en equipo. En las empresas, el coaching individual debería ir acompañado de coaching de equipos, ya que lo contrario puede generar un desequilibrio, al abordar las cuestiones que surgen en las organizaciones desde perspectivas muy diferentes, la del individuo que conoce el acercamiento del coaching, y el resto.

Recordemos que el coaching individual acompaña a una persona para que consiga resultados que por sí mismo no logra, abriendo nuevas posibilidades y guiándole para que encuentre sus propias respuestas. Pero un grupo de personas que consiguen de forma individual buenos resultados, no necesariamente saben funcionar automáticamente como equipo, tal como nos hace ver Alain Cardon en su libro Coaching de equipos. El autor define el objetivo del coaching de equipos como “el acompañamiento a un equipo en el descubrimiento, definición y optimización de sus procesos y modos operativos colectivos, basado en dos métodos de análisis y diagnóstico colectivo que permiten el desarrollo de un proceso de decisión y de aplicación rentables”.

El coaching de equipos tiene como objetivo fundamental crear equipos de alto rendimiento, desde una perspectiva sistémica, desarrollando habilidades grupales y, sobre todo, haciendo que cada miembro del equipo adquiera conciencia de su posición dentro del mismo, de su potencial, de sus valores como equipo, de las diferentes etapas por las que estos pasan, y también de algo que trataremos más adelante que es la psico-geografía de los equipos. Se trata de reforzar las relaciones entre los miembros y mejorar su nivel de comunicación, para alcanzar la máxima implicación y compromiso en el logro de los objetivos grupales.

Uno de los aspectos que debe trabajar un coach de equipos es la visión compartida, motor de desarrollo de las empresas en la actualidad, en las que la aportación individual es muy importante, pero lo es mucho más la aportación del equipo.

El coaching de equipos comparte con el individual la orientación a un objetivo concreto, en un plazo de tiempo más o menos preestablecido, y con un plan de acción y seguimiento de resultados. Por tanto, la diferencia fundamental consiste en la perspectiva sistémica, en el análisis de las relaciones de los miembros entre sí, el ambiente de trabajo y el estado de ánimo del equipo en su conjunto.

El coach de equipos incide especialmente en la clarificación de objetivos, alineando a sus componentes para mejorar sus procesos de toma de decisiones y gestión de conflictos, fortaleciendo las habilidades de liderazgo del equipo.

Siguiendo a Alain Cardon, el coach acompaña al equipo mediante la reflexión estratégica que permite:

  • Descubrir las creencias colectivas.
  • Modificar marcos de referencia colectivos que limitan el éxito y desarrollo del equipo.
  • Cuestionarse las estrategias y comportamientos colectivos y repetitivos improductivos.
  • Desarrollar las bazas del equipo, reforzar y multiplicar los procesos que funcionan.
  • Seguir y medir el desarrollo colectivo a medio y largo plazo.

Otro de los aspectos que trabaja un coach de equipos es la psico-geografía de los mismos. Este término hace referencia a la importancia que tiene en las relaciones entre los miembros de un equipo la posición que ocupan en una reunión respecto al resto de integrantes: quién se sienta al lado de quién, quién se sienta más cerca del líder, quién ocupa los extremos, quién cambia de sitio, etc. Este posicionamiento da visibilidad al coach acerca de las relaciones entre los miembros, y es de gran utilidad a la hora de abordar cambios de posicionamiento geográfico que impliquen una nueva forma de relacionarse entre sí, que contribuya a fortalecer relaciones que puedan estar debilitadas.

El coaching de equipos, en suma, trabaja las ineficiencias de los equipos mediante el análisis de las formas de comunicación, la cultura de la empresa, la forma de gestionar los conflictos y los procesos de toma de decisiones, la delegación, el estilo de supervisión y de liderazgo, todo ello concibiendo la organización como un sistema.

Imagen: Diseñado por Jcomp – Freepik.com