22 mayo, 2017 Remica Servicios Energéticos

¿Qué obstaculiza la cohesión en un equipo de trabajo y cómo superarlo?

La cohesión en un equipo de trabajo es clave si se quiere conseguir alcanzar con éxito los objetivos establecidos por la compañía. Un grupo en el que los individuos pueden mostrarse de manera transparente frente a los demás, es un equipo cohesionado, esto quiere decir que sus miembros se sienten respetados, valorados y con libertad para ser sinceros. Sin embargo, un equipo en el que las vulnerabilidades de los compañeros son utilizadas para luchas de poder o apropiación de beneficios, es ejemplo de un equipo nada cohesionado.

La confianza conlleva seguridad, es importante para fomentar la cohesión en un equipo de trabajo. El libro de Patrick LencioniLas cinco disfunciones de un equipo” señala la facilidad con la que los equipos rompen involuntariamente su cohesión y eficiencia.

La falta de confianza lleva a los miembros del equipo a no mostrar su vulnerabilidad, la falta de confianza genera el temor al conflicto, y sin conflicto se produce una armonía artificial en el equipo. No existe una profundización en los temas, no se discute y no se exponen opiniones encontradas para evitar el desacuerdo.

Como consecuencia de no exponer las ideas contrarias de los miembros del equipo la falta de compromiso es el siguiente paso al que se llega, dado que fingir estar de acuerdo crea la reacción totalmente contraria. Obviamente si el compromiso con el equipo y su toma de decisiones está ausente, la responsabilidad no es asumida de la misma forma que si hubiera un acuerdo consensuado, por lo tanto la ambición del equipo es muy baja y los objetivos no serán alcanzables. Los resultados en consecuencia no son brillantes porque ninguno ha dado de sí el cien por cien, ni llevado al límite sus capacidades.

Estos son los síntomas que provocan que un equipo se vea amenazado. Pero estos cinco puntos que expone Lencioni pueden verse desde otra perspectiva y convertirlos en fortalezas.

De esta manera quedarían así:

  1. La confianza. Lo miembros que forman el equipo confían plenamente los unos en los otros, de esta manera la cohesión en el equipo de trabajo es fuerte ante las adversidades.
  2. Fortaleza en la toma de decisiones. Se apuesta por una propuesta y cada miembro la defiende de manera unánime.
  3. Existe un compromiso pleno en la toma de decisiones. Existe una gran capacidad de aceptar la decisión del equipo y comprometerse con ella.
  4. Se hacen responsables del cumplimiento de estos planes. Existe una disposición a ayudarse entre los miembros de equipo.
  5. Se focaliza en que los resultados sean efectivos. Por encima de los logros individuales se antepone el resultado grupal.

Se dice que el resultado de un equipo es superior a la suma de sus individualidades. Esta afirmación no es gratuita, estar alerta es imprescindible para poder superar obstáculos y conseguir una verdadera cohesión en el equipo de trabajo.

Gracias a la cohesión en un equipo de trabajo se consiguen equipos de alto rendimiento. Además de lo señalado anteriormente sobre las características que hacer que un equipo esté unido, también cabe destacar el reconocimiento que se hace de cada uno de los miembros. Cuando algo se hace bien hay que reconocerlo.

¿Cómo fomentar la cohesión en un equipo de trabajo?

Para combatir los puntos que señala Patrick Lencioni en su libro existen una serie de dinámicas que incentivan la relación entre compañeros con objetivo de conseguir unos resultados brillantes gracias al trabajo de todos y cada uno de los componentes.  Las dinámicas pueden consistir en hacer que un miembro del grupo tenga los ojos cerrados y los compañeros tengan que guiarle hasta un objetivo, por ejemplo, ente otras muchas que existen. Otra técnica que hemos comentado en anteriores post es la gamificación, el uso de mecánicas de juego en un contexto o no de juego con el fin de potenciar la motivación, concentración, y otros valores comunes a todos los juegos.

Hay que tener en cuenta el hecho de que un equipo sea heterogéneo no es algo negativo, al contrario. Esta característica debe ser vista como una oportunidad para nutrir al equipo de nuevos puntos de vista, que de otra manera no se hubiesen contemplado.

Apostar por estrategias y actividades cuyo propósito es fomentar la cohesión grupal son iniciativas que muchas empresas ponen en marcha. El coaching empresarial busca precisamente eso: que las personas encuentren su lugar en los grupos de trabajo y establezcan una dinámica eficaz para consecución de objetivos. Busca mejorar las relaciones entre sus miembros, así como fomentar la cooperación y depurar los procesos de trabajo.

Como dijo Albert Einstein: “Si quieres resultados diferentes, no hagas siempre lo mismo”.