10 abril, 2017 Remica Servicios Energéticos

Seis razones por las que un consultor energético es un profesional fundamental en el siglo XXI

consultor energetico

Dice una popular frase que “la energía más barata es la que no se consume” y esta máxima se ha convertido en algo fundamental para empresas, administraciones, comunidades de propietarios y todo tipo de organizaciones ya que España registra una elevada dependencia energética del exterior. Se calcula que más del 72% de la energía que consumimos se importa desde otros países. En este contexto, la figura de un consultor energético es fundamental. Y estas seis razones así lo demuestran. ¡Sigue leyendo!

 

  1. Un consultor energético es un profesional orientado al cliente

Las cifras dejan claro que nuestro país necesita mejorar en eficiencia energética, pero ¿cómo puede lograrse en la práctica? Los consultores energéticos cumplen un papel importante en este sentido ya que no son comerciales al uso, cuya función es persuadir a los clientes para contratar un determinado producto o servicio.

Por el contrario, se trata de profesionales cualificados, encargados de establecer y mantener la comunicación con los clientes para detectar cuáles son las necesidades concretas de la instalación. Con esta información, y tras transmitir estas necesidades a la empresa de servicios energéticos para la que trabajan, harán llegar una propuesta con las soluciones que mejor se adaptan en función de criterios como las necesidades de los usuarios, los niveles de eficiencia y el retorno de la inversión.

 

  1. Contribuye a evitar el derroche de energía y a preservar el medio ambiente

Las soluciones propuestas por el consultor energético están encaminadas a mejorar la eficiencia energética de las instalaciones, siempre bajo la premisa de que más eficiencia no debe significar una disminución en la calidad del servicio que los clientes reciben de sus instalaciones.

Así, por ejemplo, se puede aprovechar una energía renovable como la solar térmica para producir agua caliente, o la solar fotovoltaica para producir electricidad; dos soluciones contempladas en varios edificios que multiplican su capacidad de autoabastecimiento y disminuyen la dependencia de energías fósiles cuya combustión genera la emisión de gases contaminantes a la atmósfera.

 

  1. Ofrece soluciones personalizadas

Cuando se trata de mejorar la eficiencia energética de las instalaciones, difícilmente se puede ofrecer una respuesta estándar para todos los casos. Consciente de esta realidad, ya se trate de empresas, instituciones o comunidades de vecinos, el consultor energético realiza un estudio o auditoría de las instalaciones antes de proponer cualquier cambio.

Tras este paso, el consultor energético hará llegar una propuesta con las medidas de ahorro y eficiencia energética (MAEs) más adecuadas, siempre teniendo en cuenta varios factores, como las necesidades del cliente y el estado y configuración de las instalaciones.

 

  1. Ayuda a aprovechar oportunidades

A finales de febrero de 2017, Román Escolano, vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones (BEI), anunciaba que su organización estaba trabajando con el Ministerio de Energía para desarrollar nuevas fórmulas de financiación para los proyectos de eficiencia energética en los edificios, tanto públicos como privados, adaptando modelos de éxito en otros países europeos.

Un consultor energético se mantiene informado de qué ayudas y subvenciones existentes pueden beneficiar sus clientes y facilitan los trámites para lograrlo.

 

  1. Se asegura de que el cliente tendrá las mismas prestaciones

Una  de las máximas que guían el trabajo de las empresas de servicios energéticos, para las que trabajan los consultores, es que las soluciones propuestas vayan encaminadas a evitar el derroche energético, siempre proporcionando las mismas, o incluso mejores, prestaciones al cliente.

Además, la inversión debe ser rentable, es decir, que tienen en cuenta cuánto tiempo tardará en amortizarse la inversión realizada gracias a los ahorros energéticos obtenidos.

 

  1. Garantiza que las instalaciones cumplirán con la normativa

Las instituciones europeas y españolas impulsan leyes y normativas, que afectan al parqué de edificios y sus instalaciones, encaminadas a terminar con el derroche energético y disminuir la dependencia que tanto España como la EU tienen del exterior.

De ahí la necesidad de contar con el asesoramiento y gestión de profesionales como los consultores energéticos que propongan soluciones y reformas de las instalaciones que se aseguren de que cumplen con la normativa vigente.

 

La importancia de pertenecer a un gran equipo

Los consultores energéticos de Remica no trabajan solos, sino que lo hacen en equipo. Nuestra compañía está formada por más de 300 profesionales cuyo trabajo conjunto se traduce en un servicio capaz de satisfacer cualquier necesidad que se presente en las instalaciones, ya se trate de mantenimiento, lectura de contadores, servicios energéticos o suministro de energía.

Además de poner en marcha medidas de ahorro y eficiencia energética, realizamos un seguimiento para comprobar si las medidas implantadas están teniendo el efecto deseado en términos de ahorro energético y confort para el cliente.

En este sentido, nuestra compañía es pionera al haber firmado al haber firmado con la entidad independiente TÜV Rheinland un acuerdo de colaboración en Madrid para la Certificación de Ahorros Energéticos.

TÜV Rheinland lleva a cabo la verificación y certificación de ahorros energéticos concernientes a los contratos de rendimiento energético suscritos entre Remica y sus clientes o las derivadas de la implantación de programas de eficiencia, de la implantación de Medidas de Ahorro Energético (MAEs), del seguimiento del mantenimiento de instalaciones o cualquier situación relacionada con la demostración de ahorros energéticos en instalaciones gestionadas por Remica de acuerdo con el Protocolo Internacional de Medida y Verificación del Ahorro Energético (IPMVP).