5 junio, 2017 Remica Servicios Energéticos

Decisiones en equipo: ¿Qué procesos seguir para conseguirlas?

Saber cómo se comportan las personas cuando toman decisiones en equipo es una pregunta que se ha hecho más de un experto. Cuando hablamos de las decisiones en equipo, podemos señalar los datos aportados por un estudio elaborado por Harvard Business Review elaborado con directivos donde señala que aquellos que aplicaban las mejores prácticas a la toma de decisiones  lograron los resultados deseados el 90% de las veces, y el 40% de ellos superaron las expectativas.

Sin embargo, y aunque incorporar mejores prácticas tiene un gran potencial para mejorar la toma de decisiones, pocas organizaciones lo hacen. En un estudio con 500 mánagers y ejecutivos se recoge que sólo el 2% recurría regularmente a las mejores prácticas para tomar decisiones. Es necesario emplear tiempo en medir  y mejorar las decisiones en equipo.

¿Sabemos tomar decisiones en equipo?

Lo cierto es que somos predeciblemente irracionales. Los economistas del comportamiento revelan que se recurre a atajos mentales que distorsionan nuestra percepción y ocultan las mejores opciones. Las decisiones representan un trabajo complicado, pero es necesario tomarlas para seguir avanzando.

Es lo que los expertos denominan heurístico, una regla que se sigue de manera inconsciente para reformular un problema planteado y transformarlo en uno más simple que pueda ser resuelto fácilmente y de manera casi automática. Es una especie de truco mental para guiar la toma de decisiones por senderos del pensamiento más fáciles.

Por otro lado, cuando existe un grupo de personas que se enfrenta a la toma de decisiones en equipo entran en escena las habilidades de cada uno de los miembros a la hora de expresar su visión. Cuántas veces nos encontramos con personas que han pasado horas reunidas, incluso han necesitado varias sesiones para llegar a la toma de una decisión y la conclusión en esos casos ¿cómo ha sido tomada? En muchas ocasiones las decisiones tomadas dependen del punto de vista de los líderes o de los más extrovertidos, pero eso no es necesariamente lo correcto. Las personas más creativas, innovadoras en tecnología o las que interactúan con el campo pero tienen rangos bajos, no tienden a ser tan buenas para comunicarse, pero su opinión es sumamente valiosa.  Es recomendable que el líder trate con cercanía y respeto a sus compañeros, los anime y motive pero debe estar abierto a escuchar nuevas propuestas y sea exigente sin llegar a ser dictatorial.

¿Qué elementos entran en juego en la toma de decisiones?

Existe una gran variedad de elementos que entran en juego en la toma de decisiones. Según una investigación llevada a cabo por el Centro Mixto UCM-ISCIII de Evolución y Comportamiento Humanos las palabras subliminales y la información emocional que se recibe a lo largo del día afectan a la forma de expresarse y de toma de decisiones.

Los investigadores señalan que las palabras emocionales infiltradas en una oración afectaron al procesamiento sintáctico y a las decisiones que tomaron los individuos analizados. Para llegar a estas conclusiones los científicos midieron la actividad eléctrica del cerebro de 24 participantes.

El experimento consistía en que cada uno de los participantes leyera 180 oraciones que aparecían en una pantalla y seguidamente tenían que decidir si la oración tenía o no un error sintáctico. Según los miembros del experimento, no habían sido conscientes de la existencia de información emocional subliminal, sin embargo la investigadora del departamento de Psicobiología de la UCM, Laura Jiménez Ortega señaló que “su cerebro había procesado la información, como demuestra la aparición de un patrón de actividad eléctrica característica del procesamiento emocional”.  Jiménez subraya que “los participantes presentaban más problemas de los habituales en decidir si la oración era incorrecta” por lo que se dedujo que estas palabras subliminales afectan de forma directa a la toma de decisiones.

Si esto ocurre a una persona en su toma de decisiones cuando hay que tomar decisiones en grupo ocurre lo mismo en función del número de personas que formen dicho grupo. Cuando las personas sienten que han sido parte de la toma de una decisión, se comprometen, ya que consideran que tuvieron la oportunidad de elegir otras opciones y que en parte son artífices de cómo son las cosas.