12 junio, 2017 Remica Servicios Energéticos

“Lo mejor de trabajar en Remica son las personas que forman parte de la organización”

Miguel Ángel M. es uno de los consultores energéticos más veteranos de Grupo Remica, que día a día trabaja para “adaptar los productos y servicios de nuestra compañía a las necesidades de los clientes”.  Su amplia experiencia, así como su optimismo y buen humor le caracterizan.  Charlamos con él para saber cómo ha evolucionado la compañía y el sector energético en la última década.

¿Cuánto tiempo llevas en Remica? ¿Recuerdas tu primer día en la compañía?

¡Llevo ya diez años! Recuerdo que hice la entrevista y, al día siguiente, ya estaba trabajando en Remica. Tenía experiencia previa en el sector y conocía bien el trabajo, lo cual facilita mucho las cosas con respecto a los profesionales nóveles, que empiezan de cero.

Lo que llamó mi atención de  Remica fue que ya entonces era una empresa con mucha estructura y organización, cosa de la que carecían otras entidades.

Estás en un momento en el que, después de tantos años de trayectoria profesional,  podrías jubilarte. ¿Cómo estás viviendo esta etapa de tu vida laboral?

No tengo idea de jubilarme, a no ser que acontezca alguna circunstancia imponderable, que me obligue a retirarme. Sigo trabajando igual que cuando vine, hace diez años, porque disfruto de mi trabajo aquí en Remica.

Según tu experiencia, ¿Cómo ha evolucionado la compañía y el sector en estos años?

La compañía ha evolucionado para bien porque ha ido aumentando el nivel de formación de las personas, incluido el mío que, aunque ya conocía bien este este sector, también he aprendido.

Nos hemos ido especializando en ciertas áreas e, incluso, después otras empresas han seguido nuestro ejemplo.

Creo tenemos que continuar así, lanzando mensajes al mercado al que nos dirigimos para que nuestro valor de marca y nuestro nombre continúen estando presentes.

Cuando explicas a las personas de tu entorno dónde trabajas, ¿cómo lo haces?

Les digo que “Remica es una empresa líder”, un puesto que la compañía se ha ganado a pulso a base de investigar. De hecho, la innovación es uno de los valores de Remica.

Aprendemos de nuestra experiencia y estamos en continua evolución técnica, lo que creo que es una gran diferencia con respecto a otras empresas en las que he trabajado.

¿Cómo definirías tu relación con los clientes?

Los clientes son nuestra razón de ser. Con ellos la relación siempre ha sido muy buena. Siempre nos dirigimos a ellos con educación, (que creo que es lo primero que creo que deben detectar en un trabajador de Remica), amabilidad y buenos conocimientos técnicos; e intentamos dar respuesta a sus necesidades en la medida de lo posible.

El trabajo en equipo es importante en Remica ¿Cómo definirías la relación con tus compañeros?

El trabajo es excelente con ellos. Lo pasamos bien, nos reímos muchísimo, aunque trabajamos intensamente. Además, tenemos un cierto grado de autonomía a la hora de actuar que nos permite atajar las situaciones difíciles y hacerlas  menos tensas. El día a día es bastante fácil en Remica.

Durante estos años habrás tenido que hacer frente a todo tipo de situaciones  ¿Cuáles han sido las más significativas y cómo has conseguido sobreponerte a todas ellas?

La verdad es que gozo de un optimismo particular, y como el ambiente aquí en Remica es bueno, ha sido bastante fácil. No he tenido que recuerde ninguna etapa dura. Y, aunque algunas veces puedan producirse ‘roces’ en el día a día, nunca son importantes.

Algo que te distingue es tu buen sentido del humor ¿Cómo lo haces para venir todos los días con una sonrisa al trabajo?

Es gracias al (buen) ambiente de trabajo. Existe una buena organización y, como he dicho, gozamos de cierta autonomía. Además, los compañeros son bastante agradables: entre todos procuramos hacerlo lo mejor posible y lograr así los resultados esperados.

Siempre estamos pendientes de conseguir el siguiente reto, lo que nos motiva y nos hace querer venir aquí, a Remica. En mi caso, incluso tras someterme a una operación estaba deseando venir, porque aquí se me pasa el tiempo rápido, alejo la mente de otras cosas y eso es bueno.

Además, un consultor energético, que tiene un trato tan directo con el cliente, no puede ser pesimista. Los usuarios detectan a las personas negativas, y normalmente no quieren tratar con ellas. En cambio, confían en  profesionales de pensamiento positivo, que les brindan un buen trato.

¿Qué es lo mejor de trabajar en Remica?

Lo mejor de trabajar en Remica es su equipo humano, tanto los compañeros como los directivos. Cuando tienes que pedirles algo personal se vuelcan. Son un gran apoyo.

¿A qué persona o departamento crees que deberíamos hacer la próxima entrevista?

A los responsables del  Departamento de Calidad, que tiene mucha importancia para nuestro departamento y para la compañía.