2 noviembre, 2015 Agencia SEO

Gamificación en la empresa o el arte de evolucionar ‘jugando’

Mucho se habla en los últimos tiempos de gamificación y su aplicación a las diversas áreas de la empresa, pero ¿qué es realmente la gamificación? Es la  aplicación de mecánicas de juego en un contexto de no juego con el fin de potenciar la motivación, la concentración, el esfuerzo, la fidelización y otros valores positivos comunes a todos los juegos.

En definitiva, se trata de una nueva y poderosa estrategia para influir y motivar a grupos de personas.

gamificacion en la empresa

 

Una adecuada y ajustada implementación de estrategias de gamificación permite pasar de la mera conectividad al denominado engagement (o compromiso que ya hemos hablado en otros post de nuestro blog), logrando de esta manera que un equipo participe de manera dinámica y proactiva.

La aplicaciones más conocidas se encuentran sobre todo en las áreas de Marketing y Comercial, con campañas en donde incluso participa el consumidor al proponer ideas o plantear soluciones a necesidades.

Quizá en Recursos Humanos aún es menos conocida la aplicación de estas técnicas, y sobre todo depende de la mentalidad y la innovación de la compañía. Algunas de las aplicaciones que hoy en día nos permite la gamificación en RRHH son:

  • Formación: La gamificación ha demostrado ser más eficaz que la formación e-learning, de manera que el porcentaje de participación y de finalización en los proyectos es mucho más alto y genera más valor y mayor motivación. Ahora bien, deben ser acciones muy estudiadas y con gran aplicación en el puesto de trabajo. En este campo, aún hay mucho que desarrollar.

En este sentido, los colaboradores aprenden divirtiéndose e incluso generando un ambiente de competición sana entre los diferentes miembros de la organización.

  • Comunicación Interna: Un buzón interactivo para generar soluciones y procesos de creación de ideas es un recurso muy utilizado en empresas donde uno de los principales valores es la innovación desde la colaboración.
  • Cultura Corporativa: El uso de procesos de gamificación para compartir y crear cultura permite mejorar y avanzar hacia un modelo mucho más colaborativo en el que se aprovechen las competencias de cada empleado. En esto ayudan mucho otro tipo de herramientas como grupos de redes sociales, etc.

Algunos de los beneficios que se pueden obtener introduciendo este tipo de acciones en el ámbito empresarial y de los RRHH son:

  • Motivación: Plantear un reto novedoso siempre genera que haya que esforzarse para lograr las metas propuestas y es una forma de romper la monotonía del día a día.
  • Compromiso, entendido como la vinculación o alineamiento con la compañía. De este modo, si generamos participación y los colaboradores se ven como un elemento motor y de aportación de ideas se involucrarán más en su desarrollo.
  • Trabajo en equipo: La gamificación parte de una premisa de participación y colaboración; de modo que plantear dinámicas y fomentar (en cierto modo) una competición entre empleados, generará una colaboración para el logro de metas y fomentará la capacidad de relación entre todos ellos.
  • Diversión: No hay que olvidar que la gamificación es un juego, por lo que con estas técnicas se incorpora el entretenimiento en el puesto de trabajo. Esto hace que haya más satisfacción y genere una actitud positiva.

Estas técnicas, como hemos comentado, dependen mucho de la cultura de la empresa y, sobre todo, del estado de madurez de la compañía. Comenzar a introducir elementos innovadores tendrá resultados positivos si la orientación y el ajuste es el adecuado. Todo ello debe ir acompañado de una Política de Reconocimiento y Recompensa alineada con los objetivos que deseamos lograr.

Siguiendo esta línea, en otro de nuestros post trataremos el tema Serious Games, que desde Remica estamos intentando implantar en nuestro Plan de Formación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *