9 febrero, 2015 Agencia SEO

La política de formación de Remica

La formación de Remica

remica_empleo

Los valores contemplan a las personas como uno de los principales activos estratégicos de la empresa. En este marco, la formación de Remica constituye un pilar básico para el desarrollo de nuestro talento. Por ello, cada año elaboramos nuestro Plan de Formación y Desarrollo, donde contemplamos:

  • Formación Técnica, para actualizar las competencias profesionales que requiera cada puesto, área o departamento.
  • Formación en Habilidades de Gestión, para el desarrollo y evolución dentro de la carrera profesional de nuestros colaboradores.
  • Formación en herramientas de apoyo al desarrollo diario del trabajo, con el objetivo de mejorar la eficacia en la utilización de los medios informáticos.
  • Formación en áreas críticas como Prevención de Riesgos Laborales, Calidad y Medio Ambiente, etc.

Igualmente, contamos con Planes Individuales de Desarrollo, alimentados por una de  las principales herramientas de gestión de talento, nuestro sistema de valoración profesional que se sustenta en la entrevista de desarrollo anual. En función de las necesidades concretas detectadas, ponemos en marcha distintas alternativas, por ejemplo: participación en proyectos, mentoring, coaching, etc.

En este sentido, la apuesta por la formación de Remica es clave en la política de recursos humanos. Es un elemento esencial para:

  • El perfeccionamiento profesional para el desempeño del puesto de trabajo.
  • La adecuación a los cambios tecnológicos y organizativos, derivados de nuestra innovación en productos y servicios.
  • La adaptación e integración de las nuevas incorporaciones.
  • Un mejor desarrollo profesional, facilitando así el crecimiento interno y la promoción.

Trabajamos para que los empleados dispongan de la formación necesaria de Remica para atender no sólo a los requerimientos actuales de su puesto de trabajo, sino también para hacer frente a las exigencias de futuro derivadas del uso de las nuevas tecnologías, equipos, instrumentos…; o derivadas de la necesidad de asumir mayores responsabilidades o proyectos.

De esta manera, de forma anual, detectamos las necesidades de formación de Remica, proceso en el que está no sólo involucrado Recursos Humanos, sino toda la dirección y los mandos intermedios. Una de las cuestiones más importantes es que nuestro Plan Anual esté alineado con los objetivos estratégicos y de negocio, ya que se trata de que a través de la formación de Remica ayudemos a la consecución y logro de los mismos.

Por ello, además de las líneas establecidas a nivel técnico y de habilidades, comentadas, es relevante esta última parte estratégica. Igualmente, desde Remica para elaborar nuestro Plan de Formación y Desarrollo utilizamos la metodología del MODELO 70-20-10.

Modelo 70-20-10

Este modelo trabaja desde un entorno de formación donde se fomenta la autorresponsabilidad y el compromiso. De esta manera, el 10% del desarrollo y aprendizaje se produce a través de acciones formativas presenciales o en formato virtual o e-learning, el 20% a través del feed-back, de la observación o con el apoyo de mentores, coaches, asociaciones profesionales, espacios de reflexión, conversaciones con otras personas, líderes… Por último, el 70% del desarrollo y aprendizaje se formaliza a través de las experiencias en el puesto de trabajo, de aplicar nuevos aprendizajes en situaciones reales, de resolver problemas, de participar en proyectos, en nuevos retos, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *