8 febrero, 2016 Agencia SEO

Mentoring o coaching: ¿En qué se diferencian?

mentoring o coaching

El término “mentor” tiene su origen en Mentor, personaje  de la Odisea al que Ulises, su amigo,  encarga la educación de su hijo Telémaco. El término “coach” procede del húngaro en una acepción similar a  “carruaje”, “coche”, en el sentido de transporte, llevar de un sitio a otro.

Esta simple definición nos acerca a la diferencia entre coach y mentor, ya que el concepto educador, maestro, implica transmisión de conocimientos, en tanto que el concepto transporte nos orienta más hacia guía, acompañamiento.

La definición de coaching según International Coach Federation, es la siguiente:

“El coaching profesional consiste en una relación profesional continuada que ayuda a obtener resultados extraordinarios en la vida, profesión, empresa o negocios de las personas. Mediante el proceso de coaching, el cliente profundiza en su conocimiento, aumenta su rendimiento y mejora su calidad de vida.”

Una buena definición de mentoring la encontramos en la publicación de Harvard Business Essentials, Coaching y Mentoring: “Mentoring es el ofrecimiento de consejos, información o guía que hace una persona que tiene experiencia y habilidades en beneficio del desarrollo personal y profesional de otra persona”.

Estas definiciones nos permiten entender mejor la diferencia entre ambas disciplinas: el mentoring consiste en transmitir conocimientos, experiencias, consejos; el coaching consiste en acompañar a una persona para que encuentre por sí misma las respuestas o soluciones a los retos que se plantea, generando más posibilidades, sin asesorar, ni aconsejar, ni dar sus respuestas al coachee (persona que recibe coaching).

Sin duda, ambas técnicas contribuyen a que una persona pueda avanzar en el logro de sus objetivos, pero lo que varía sustancialmente es la metodología y herramientas que subyacen en cada uno de estos procesos. El mentor transmite a su mentee o mentorizado (persona que recibe mentoring) los conocimientos que posee y la forma en que los puede poner en práctica; el coach realiza preguntas de reflexión para que el coachee encuentre por sí mismo la solución, su solución,  ya que el coaching parte de la base de que la persona está completa, tiene la capacidad de encontrar por sí misma la mejor forma de abordar un problema o de alcanzar un reto, y el coach le invita a explorar nuevas posibilidades, a encontrar formas diferentes de hacer las cosas, cuando la forma en que las hacía con anterioridad no le ha aportado los resultados esperados.

De hecho, una de las fuentes del coaching es la mayéutica de Sócrates; este término griego cuyo significado es “dar a luz”, responde a la técnica utilizada por Sócrates para que las personas llegaran al conocimiento a través de sus propias reflexiones y conclusiones, sin aferrarse al conocimiento preexistente.

Por tanto, la diferencia principal entre mentoring y coaching no es de matiz, es profunda, ya que en un caso el experto transmite experiencias y conocimiento, y en el otro una persona, que no tiene por qué ser experta en la materia sobre la que el coachee quiere desarrollarse, mediante preguntas poderosas de reflexión y otras herramientas que no son objeto de este artículo, acompaña al coachee para que busque en sí mismo las respuestas a sus retos, y las ponga en acción. El coaching busca el cambio de observador del coachee, el mentoring la transmisión de experiencias y conocimientos al mentorizado.

Si hablamos del proceso, no tanto del concepto, también aquí encontraremos diferencias, siendo una de ellas el tiempo en que se desarrolla dicho proceso: el mentoring puede durar años. El coaching, aunque depende de la envergadura del reto a alcanzar, se desarrolla en 6-10 sesiones, que en conjunto no suelen sobrepasar el plazo de un año.

Entonces, ¿Mentoring o Coaching?

Depende de cual sea el objetivo que se pretende alcanzar: en procesos de formación, en contextos de educación, con una persona que se incorpora a una organización, el mentoring es un valioso aliado; cuando se trata de alcanzar resultados extraordinarios, que la persona no cree poder alcanzar por sí misma, el coaching supone un acompañamiento altamente eficaz.

Por lo tanto, Mentoring o Coaching, o ambas; las últimas tendencias en estas disciplinas tienden a utilizar las dos, sin mezclarlas, en diferentes momentos del proceso, identificando claramente al mentee/coachee si se está utilizando una u otra materia.