24 abril, 2017 Remica Servicios Energéticos

Neuroliderazgo: ¿Qué es y cómo beneficia a las organizaciones?

neuroliderazgo

El neuroliderazgo –disciplina que se basa en desarrollar destrezas de liderazgo entendiendo como funciona el cerebro y aplicando procesos para mejorar las destrezas que desean desarrollar– se ha convertido en una disciplina muy atractiva para algunas organizaciones.

De hecho, ha trascendido que varias empresas incluidas en el ranking Fortune 500 se encuentran implementando procesos de neuroliderazgo para mejorar el rendimiento de sus directores generales, gerentes y equipos de ventas.

¿Por qué lo hacen? ¿Cuáles son los beneficios del neuroliderazgo en las compañías?

 

El neuroliderazgo enseña a practicar un ‘liderazgo consciente’

Varias investigaciones muestran que las personas toman el 90% de sus decisiones de manera inconsciente. Y aunque el cerebro es capaz de procesar 400.000 millones de bits de información por segundo, tan solo puede descodificar o “hacer conscientes” alrededor de 2.000.

“A la mayoría nos han educado desde la ausencia de responsabilidad. No nos sentimos completamente responsables de todo lo que decimos. Y sin embargo la responsabilidad es uno de los primeros hábitos de las personas altamente efectivas”, explica el neurocoach José María Moreno, en declaraciones recogidas por el Diario ABC .

Para este profesional, uno de los beneficios del neuroliderazgo radica precisamente en adoptar una forma de liderazgo consciente. A través de la neurociencia se pueden modificar creencias, patrones, estrategias y objetivos de modo que los líderes puedan potenciar sus capacidades y adoptar responsabilidades compartidas en la toma de decisiones.

Según la Escuela Europea del Coaching, los beneficios del liderazgo consciente en las organizaciones son múltiples:

  • El líder consciente es capaz de liderar sin miedo, festejando los éxitos.
  • Además, tiene capacidad para reconocer y reclutar talento.
  • En su equipo trata de ampliar la autonomía y el compromiso de sus miembros, invitándolos a abandonar su ‘zona de confort’ y a correr riesgos.
  • Contribuye a hacer realidad la visión de la compañía, al ser capaz de alinear los retos del equipo con los objetivos estratégicos de la empresa.
  • Es consciente de cómo evoluciona el sector que le rodea y, en consecuencia, detecta nuevas oportunidades y amenazas, así como cuáles son las perspectivas de los diferentes grupos de actuación que se relacionan con la organización.

 

Ayuda a adaptarse a los nuevos tiempos

Las personas son el principal elemento que diferencia a unas compañías a otras ya que disponer de colaboradores y equipos de trabajo altamente efectivos conduce a las organizaciones al éxito.

Para Gina Aran, profesora colaboradora de los Estudios de Economía y Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC)1, el neuroliderazgo puede aportar grandes beneficios a nivel laboral, empresarial y económico ya que esta disciplina permite, entre otras cosas,  “recoger el análisis de la inteligencia emocional de los líderes y de los trabajadores, sus ratios de ansiedad e impulsividad, su sensibilidad frente a la recompensa o el castigo y el bienestar afectivo “.

Asimismo, los líderes con nociones de neuroliderazgo desarrollan una mejor capacidad para comprender la conducta humana, de modo que cuentan con una valiosa herramienta de la que valerse para que las personas puedan alcanzar su máximo potencial; algo imprescindible en la empresa del siglo XXI donde el capitán humano es fundamental.

 

Facilita la formación de equipos altamente efectivos

Al analizar cómo son las conductas de las personas y cómo estas gestionan sus emociones, la disciplina del neuroliderazgo sirve de guía para construir equipos de trabajo altamente eficientes, en los que las capacidades de sus miembros se puedan complementar.

Ser líder “se fundamenta en la capacidad de empatizar y adaptarse a los interlocutores (trabajadores), pero el neuromanagement da un paso más allá; permite dominar y conocer cómo el lenguaje crea percepciones diferentes entre los colaboradores o incluso como puede ser fuente de motivación”, explica Gina Aran.

 

¿Sabías que…?

  • El neuroliderazgo es una ciencia relativamente reciente. Este término apareció por primera vez en el año 2005 en la Harvard Business Review. Un año más tarde, en 2006, se publica el artículo Neuroscience of Leadership, escrito por David Rock y Jeffrey Schwartz; el primer texto en describir qué es el neuroliderazgo.
  • Para conseguir un perfil neurospsicológico de los trabajadores, las organizaciones utilizan varios recursos: test neurocognitivos, entrevistas de evaluación de las funciones cognitivas, atencionales y ejecutivas, análisis de la personalidad…
  • Se calcula que alrededor de 30.000 científicos de todo el mundo investigan el campo de las neurociencias. El principal avance que se ha hallado en el campo del neuroliderazgo en los últimos tiempos es que la tecnología permite observar qué ocurre en el cerebro ante determinadas situaciones

1 Declaraciones recogidas por el medio digital Equipos y Talento