6 enero, 2020 Remica Servicios Energéticos

Cinco claves para aumentar la productividad en 2020

5 claves para aumentar la productividad en 2020

5 claves para aumentar la productividad en 2020

 

El inicio de un nuevo año es un momento inmejorable para establecer nuevas metas profesionales.

Cumplir dichas metas depende de muchos factores, entre ellos, el nivel de productividad o, lo que es lo mismo, la cantidad de trabajo útil que un individuo puede sacar adelante en una unidad de tiempo.

Si quieres saber cómo aumentar tu productividad en 2020 ¡sigue leyendo!

1.Ser conscientes de las propias capacidades

Según un estudio por la Harvard Business School, los trabajadores expuestos al multitasking  (trabajar en modo ‘multitarea’) reducen hasta en un 40% de su productividad.

Esto se debe a que el cerebro humano no está preparado para la multitarea. Según un estudio realizado por científicos de la Ecole Noramle Superieure de París (Francia) y publicado por la revista Science, cuando practicamos la multitarea cada mitad de nuestro cerebro se ocupa de un asunto diferente.

Esto explica que, por ejemplo, podamos consultar el teléfono móvil mientras vemos la televisión, pero que no seamos igual de efectivos si tratamos de mantener simultáneamente una conversación.

Precisamente, las nuevas tecnologías han provocado que las personas estén expuestas a atender diferentes tareas a un mismo tiempo, que deben resolverse ‘inmediatamente’.

Este fenómeno provoca que, a menudo, no se dé prioridad a las tareas principales. O que se trabaje simultáneamente en varios asuntos a la vez sin que se llegue a concluir ninguno.

 

 2.Gestión adecuada del tiempo

Para evitar los efectos nocivos del multitasking, lo adecuado es establecer prioridades. Según la consultora Execoach, existen distintos tipos de planificación que deben realizarse de manera simultánea:

  • Cada día, dedicar 10 minutos a planificarse, no solo para ese día sino también para la semana y el mes. El objetivo de esta práctica es poner orden en las ideas que van surgiendo en el día a día.
  • Marcar objetivos ambiciosos. Con ello se logra mantener una visión a largo plazo de qué se desea conseguir y se evita “entrar en la rutina del cortoplacismo”.
  • Establecer objetivos diarios que estén alineados con los objetivos a largo plazo. Comprobar que se van cumpliendo con las metas propuestas, genera una gran motivación para continuar en la dirección correcta.

Además, se recomienda establecer estos objetivos y tareas teniendo en cuenta los imprevistos, que siempre surgen, en una jornada de trabajo.

 

3.Aprender a decir que no

Está demostrado científicamente que ayudar a los demás activa los centros cerebrales de placer. De ahí que en muchas personas exista una tendencia innata a decir que sí cuando les piden colaboración y ayuda en el trabajo.

Y aunque la colaboración es siempre positiva en el entorno profesional, hacerlo de forma indiscriminada no es una práctica efectiva, ya que el exceso de tareas disminuye la productividad.

Además genera insatisfacción con el trabajo común y con el propio, ya que muchas veces no se puede cumplir con los resultados prometidos.

Por eso, conviene ser selectivos y valorar hasta qué punto la colaboración es necesaria o innecesaria, o si es compatible con la carga actual de trabajo.

 

4.Delegar cuando es necesario

Nadie puede hacerlo todo por sí mismo. Por eso, para incrementar la productividad es necesario aprender a delegar tareas, especialmente las menos importantes.

Es un hábito que hay que trabajar ya que eso implica “no tener el control todo el tiempo”, lo que puede resultar incómodo a aquellas personas que deciden “hacerlo todo por sí mismos”.

 

5.No posponer las tareas difíciles

Estudios en psicología sugieren que posponer tareas –fenómeno también conocido como procrastinación se debe fundamentalmente a problemas de gestión emocional.

Por ello, muchas personas aplazan aquellas tareas demasiado complicadas o indefinidas (si no tienen claro qué hacer o en qué orden, sufren ansiedad).

Para evitarlo, conviene dividir un proyecto grande en pequeñas tareas y, después, establecer prioridades.

 

¿Cuáles son tus trucos para aumentar tu nivel de productividad? ¡Compártelo en la sección de comentarios!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra política de cookies. Si continúas navegando,aceptas su uso

ACEPTAR
Aviso de cookies