28 octubre, 2019 Remica Servicios Energéticos

14 hábitos para mantener el bienestar laboral y personal

hábitos para el bienestar laboral

La OMS (Organización Mundial de la Salud) define enfermedad como un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades.

Este concepto supone una evolución del significado anterior que presumía que la salud era, simplemente, la ausencia de enfermedades biológicas. Es decir, estar sano no es solamente una cuestión de no tener enfermedades, sino percibirse física y mentalmente sano. La OMS incluye el concepto social, muy importante ya que la pobreza social es devastadora para la salud física y mental de las personas; por el contrario, tener sólidas y numerosas relaciones sociales y profesionales contribuye significativamente a mantener bienestar físico y mental.

Mantener la salud física en la empresa no se diferencia mucho de mantener la salud física fuera de ella: hábitos y alimentación saludable, unidos al uso de las recomendaciones de la Ley de Prevención de riesgos laborales y utilización de equipos de protección individual contribuyen a mantenernos sanos.

El bienestar mental, sin embargo, tiene mayores connotaciones personales, estará más condicionado por nuestra forma de abordar la carga de trabajo, los conflictos y las frustraciones que necesariamente surgen en mayor o menor medida en algún momento, y en todas las profesiones. Como dice el Talmud, “no vemos las cosas como son, vemos las cosas como somos”.

 

Existen muchas recomendaciones para mantener la salud laboral:

  1. Mantener una actitud positiva y considerar el trabajo como un bien necesario para la realización personal y la cobertura de necesidades básicas
  2. Ser proactivo para evitar las tareas rutinarias, aportando ideas que puedan hacer el trabajo más gratificante
  3. Establecer objetivos realistas cada día y dedicar tiempo para organizar las tareas. Priorizar correctamente, cuando no hay tiempo para todo, debemos dedicarnos a lo más importante
  4. Comer y dormir bien. Hay que repostar, es importante aportar nutrientes a nuestro cuerpo y beber agua a lo largo del día. Dedicar el tiempo necesario a comer adecuadamente y descansar lo suficiente nos hace recuperarnos y estar mejor preparados para abordar nuestras responsabilidades
  5. Cambiar de postura o caminar varias veces a lo largo de la jornada laboral; en caso de tener que permanecer sentado, mantener una postura correcta para la espalda, relajada y cómoda
  6. No distraerse; la mayoría de las personas multitareas pierden fácilmente el foco en las actividades que están realizando. Mucha información no equivale a verdadero conocimiento, no hay que perder la atención en lo que nos ocupa. La atención se pierde fácilmente y más aun teniendo en nuestra mesa el móvil. La recomendación es planificar los periodos de trabajo a lo largo del día, posibles interrupciones, distracciones, reuniones…
  7. Activarse: aunque tras un día duro de trabajo lo primero que apetezca al llegar a casa sea tumbarse, es mejor cambiar el sofá por una actividad física ligera, aunque sea un paseo, ya que lejos de mermar nuestra energía la regenera.

 

A todas estas recomendaciones conviene añadir algunas relacionadas con la actitud y forma de ver el mundo de las personas, claves para el bienestar mental:

  • Practicar la gratitud con autenticidad. Ser agradecido contribuye a mejorar nuestras relaciones personales y profesionales y nos hace sentir mejor con nosotros mismos.
  • Elevar tu listón para contigo mismo evitando comparaciones con los demás: cultiva tus fortalezas, y si te fijas en el desempeño de otros que sea para intentar mejorar el tuyo, no para desmerecer el propio.
  • Cambiar la indefensión aprendida (pasividad por una sensación subjetiva de no tener capacidad para hacer algo) por el optimismo aprendido (aprender a interpretar los contratiempos como algo superable).
  • No intentar ser el número uno. El trabajo no es una competición; nuestros éxitos no deben oscurecer los de los demás, ni nuestros éxitos se nublan por los éxitos ajenos.
  • Aproximadamente el 50% de casi todos los rasgos de personalidad son genéticos (según Martin Seligman, Psicólogo). Esto significa que tenemos todo un 50% para cambiar variables que nos impiden ser felices: pesimismo, miedo, indefensión…
  • Evitar la “rueda del hedonismo”, que consiste en acostumbrarse con demasiada rapidez a lo bueno y darlo por supuesto ya que luego cuesta mucho más aceptar los sucesos negativos.
  • Practica el altruismo, en tu vida y en tu empresa. Como reza el dicho:

Si quieres ser feliz durante una hora, haz la siesta,

durante un día, vete a pescar,

durante un mes, cásate,

durante un año, recibe una herencia,

durante toda la vida, ayuda a alguien”

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra política de cookies. Si continúas navegando,aceptas su uso

ACEPTAR
Aviso de cookies