26 agosto, 2015 Remica Servicios Energéticos

Consejos para volver al trabajo después de las vacaciones

Tras haber disfrutado de unas merecidas vacaciones veraniegas, muchas personas se preparan estas fechas para volver al trabajo que desarrollan de forma habitual. Los expertos cifran en una o dos semanas el periodo de adaptación que necesitan la mayoría de las personas para poder acostumbrarse de nuevo a la rutina.

¿Cómo hacer que este periodo de adaptación sea más llevadero? Algunos consejos que ofrecen los expertos son los siguientes.

volver al trabajo después de vacaciones

1. Evitar vivir en el pasado

Seguramente el verano ha sido estupendo, pero es fácil caer en el error frecuente de idealizar esta época y demonizar el resto del año. Ni las vacaciones son tan ideales ni probablemente el resto del año es tan malo.

Un buen consejo es establecerse metas a corto plazo para disfrutar de actividades de ocio. En lugar de vivir en el pasado y pensar en las vacaciones del año siguiente, preparar actividades para los fines de semana más próximos puede ser una motivación más positiva y una manera de poner en valor los recursos que forman parte de nuestro entorno cotidiano.

El presupuesto no tiene por qué ser una barrera. Así, por ejemplo, se puede optar por realizar actividades al aire libre como pasear por el campo, hacerse socio de bibliotecas municipales para acceder a películas y libros o informarse de la oferta cultural y de ocio gratuita que ofrecen los municipios.

2. Preparar el regreso a la oficina

Si es posible, es preferible reservar un par de días antes del final de las vacaciones para volver a casa, poner las cosas en orden y adaptarse poco a poco al regreso a la rutina.

En lugar de afrontar la vuelta al trabajo como un drama, es mejor enumerar los aspectos positivos, como por ejemplo, el reencuentro con compañeros con los que nos llevamos bien.

 3. Priorizar tareas

Una buena organización al regreso de las vacaciones es el mejor antídoto para no desmoralizarse ante la gran cantidad de recados y emails que muchos encontrarán a su regreso de las vacaciones.

El truco es priorizar lo más urgente, y después centrarse en lo importante. Un buen consejo es agrupar las tareas pendientes que sean similares, ya que probablemente estén relacionadas y permitan de ese modo deshacerse más rápido de cargas de trabajo.

4. Cuidar la vida personal

El final de las vacaciones no debe vivenciarse como si ya no se pudiera tener tiempo para disfrutar de la vida personal. Llevarse trabajo a casa o hacer horas extra, especialmente los primeros días tras incorporarse de las vacaciones, hará que aumente la ansiedad y la sensación de estrés por lo que es mejor evitarlo si es posible.

Andar o hacer alguna actividad física o deporte de forma regular, cuidar la alimentación y respetar las horas de sueño también mejorarán la sensación de bienestar al regreso de las vacaciones.

5. Cambiar las rutinas en el trabajo

Regresar de las vacaciones con fuerzas renovadas permitirá ver las cosas desde un punto de vista diferente. Es buen momento para replantearse las rutinas laborales e implicar a los compañeros de trabajo para reorganizar y mejorar los procesos para el resto del año.

 

Fuente: Forbes.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *