11 julio, 2016 Remica Servicios Energéticos

Empleo en eficiencia energética: ¿Qué labor realizan los profesionales del Servicio de Telegestión?

empleo en eficiencia energética
Si buscas empleo en eficiencia energética ¿te has planteado solicitar trabajo en un departamento de Telegestión? En una empresa de servicios energéticos como Remica, el Área de Telegestión permite monitorizar a distancia, las 24 horas del día, las instalaciones térmicas de nuestros clientes.

No todas las instalaciones térmicas están telegestionadas, pero lo cierto es que este sistema presenta numerosas ventajas. En primer lugar permite monitorizar con todo detalle el funcionamiento de las instalaciones y, si se produce cualquier incidencia, se activan unas alarmas que avisan a los técnicos de telegestión de que los parámetros y las variables de funcionamiento se han alterado.

En segundo lugar, la Telegestión permite realizar modificaciones a distancia de la instalación. Para muchas acciones, como por ejemplo la hora de encendido y apagado de los equipos, no es necesario que se desplace un técnico. El cliente puede llamar para solicitar un cambio y, de manera remota, se puede ejecutar gracias al sistema de telegestión.

Con ello se consigue un funcionamiento óptimo de la instalación y se ahorra energía. Los clientes logran el máximo confort con el consumo energético imprescindible.

 

¿Es el futuro del empleo en eficiencia energética?

Víctor P. e Ignacio G. son dos estudiantes en prácticas de Ingeniería electrónica y automatización que se han incorporado como estudiantes en prácticas al Departamento de Telegestión de Remica. “No conocíamos el sector y, antes de empezar las prácticas, tuvimos que recibir formación especializada por parte del personal de la compañía”, explica Víctor.

Ellos son un buen ejemplo de la futura cantera de profesionales que está a punto de enfrentarse al mundo laboral en el que los procesos cada vez están más automatizados. Por eso valoran de forma positiva su experiencia en Remica, que les ha permitido una primera toma de contacto con el empleo en eficiencia energética.

“Creo que en el futuro todo estará telegestionado”, afirma Víctor, quien considera que la existencia del Área de Telegestión es una consecuencia lógica de que, en general, se tiende a buscar la máxima eficiencia.

“Es el futuro. Las empresas que no busquen mejorar en eficiencia energética se quedarán obsoletas o tendrán que hacer frente a más costes”, opina Ignacio, quien también considera que la telegestión tiene un doble beneficio. Por un lado simplifica la gestión de instalaciones. “Para un presidente de una comunidad, por ejemplo, es más fácil recurrir a un servicio de telegestión que controlar la instalación térmica por él mismo”, explica. Por otro, también aumenta la seguridad: “la telegestión permite detectar con inmediatez cualquier problema, como por ejemplo una fuga de gas”.

 

¿Cuáles son las funciones de un técnico  de telegestión?

El empleo en eficiencia energética de un técnico de Telegestión consiste principalmente en monitorizar el funcionamiento de las instalaciones, lo que implica que deben realizar tareas muy diversas, entre ellas:

  • Cambiar el punto de consigna de las temperaturas.
  • Modificar el horario de funcionamiento de los equipos.
  • Verificar que la instalación funciona correctamente.
  • Realizar un seguimiento de la eficiencia energética y del confort ambiental.
  • Atender las alarmas detectadas en las instalaciones cuando se produce algún problema.

 

¿Qué requisitos  profesionales son necesarios?

Los técnicos de Telegestión son ingenieros especialistas en electrónica y automatización, preparados para programar y gestionar sistemas automatizados.

Pero, además de unos conocimientos técnicos y tecnológicos suficientes, también es importante que sean profesionales “orientados al cliente”, capaces de prestar el asesoramiento y la atención que necesiten los usuarios de las instalaciones.

Y es que el empleo en eficiencia energética como técnico de Telegestión implica en ocasiones tratar directamente con los clientes, bien para prestar asesoramiento, bien para solicitar modificaciones en los horarios de encendido/apagado.

Al poder gestionar las instalaciones a distancia,  actuamos con mayor rapidez a la hora de aplicar cualquier cambio que nos soliciten, sin necesidad de que un técnico tenga que desplazarse hasta la propia sala de calderas para realizar cambios.

Además, los técnicos de Telegestión deben ser conscientes de que su trabajo repercute muy directamente en la satisfacción del cliente. Una de las principales ventajas de las instalaciones térmicas telegestionadas es que un sistema de alarmas avisa si se produce cualquier problema o anomalía en el funcionamiento de las instalaciones y actuar de inmediato para solucionarlo.

Muchas veces esta actuación se realiza incluso antes de que la perciban los usuarios, lo que evita los inconvenientes de tener que reportar una avería.