12 agosto, 2015 Remica Servicios Energéticos

Emprender también es posible dentro de la empresa

Habitualmente el término “emprender” se asocia a profesionales que optan por iniciar su propio proyecto empresarial; algunas veces porque poseen una idea de negocio en la que creen firmemente y otras porque el devenir del mercado laboral no les ha dejado más opción que trabajar de manera autónoma.

Sin embargo, pocas veces se habla de “intra-emprendimiento”, es decir, de emprender dentro de la empresa en la que una persona trabaja; aportando nuevas ideas de negocio o sugiriendo mejoras en los procesos internos o externos de la compañía.

emprender en la empresa es posible

Uno de los grandes beneficios del intra-emprendimiento es que ayuda a las empresas a adaptarse de manera ágil a las necesidades del mercado – ya que nadie conoce mejor el sector que los propios trabajadores– lo que marca la diferencia con respecto a sus competidores.

Así opinan los autores del Tercer Estudio Mundial Sobre Desarrollo Emprendedor Corporativo, que señalan que, para lograr trabajadores dispuestos a “emprender”, no basta con sentarse y esperar a que el emprendimiento surja. Hay que generar un ambiente propicio a nivel interno en el que ese know-how de los trabajadores emerja.

“Para que las personas que forman los ecosistemas empresariales tengan las ganas y posibilidades de generar nuevas ideas de productos, servicios, procesos, mejoras, mercados, métodos, etc. tenemos que crear un ambiente que lo permita, una especie de caldo de cultivo”, explican.

¿Cómo lograrlo?

Los autores del informe apuestan por trabajar de manera interna conceptos como liderazgo, automotivación, negociación, adaptación, flexibilidad, tenacidad o creatividad; válidos tanto para emprendedores como para intraemprendedores que desarrollan nuevos proyectos dentro de la empresa.

Además hay que tener en cuenta que la cultura del intra-emprendimiento no arraigará en la empresa si la propia dirección o gerencia no la apoyan y se implican en el proceso.

En Remica estamos convencidos de que la mejora continua pasa en gran parte por aprovechar ese conocimiento interno que poseen las personas que forman parte de nuestro equipo.

Periódicamente realizamos reuniones individuales, no solo para hacer balance del día a día del trabajador, sino también para escuchar sugerencias e ideas sobre cómo mejorar algunos de nuestros procesos internos o servicios externos. Y por supuesto, siempre tenemos canales abiertos a escuchar sugerencias.

No podría ser de otra manera en una compañía que, dentro del sector de los servicios energéticos, realiza una inversión anual de medio millón de euros en I+D+i.

Quizá también te interese:

  • Remica premia la excelencia al trabajo en equipo
  • La política de formación de Remica

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *