17 octubre, 2016 Remica Servicios Energéticos

Formación para consultor energético: ¿Qué requisitos son imprescindibles?

formación para consultor energético

 

¿Cuál es la formación para consultor energético más adecuada? Como sucede en múltiples ámbitos, las necesidades del sector de las instalaciones térmicas se producen con más rapidez de lo que los programas académicos más tradicionales son capaces de asumir.

Y, aunque en la actualidad existen distintos cursos y programas, en los que se ofrece formación para asesor o consultor energético, lo cierto es que no existe una titulación oficial unificada con la fórmula definitiva para formar este tipo de profesionales para el mercado laboral. Entonces, en los procesos de selección, ¿qué actitudes y aptitudes buscan las compañías para cubrir un puesto de consultor energético?

¿Qué formación para consultor energético solicitan las empresas?

Los consultores energéticos deben ser profesionales con los conocimientos técnicos necesarios para analizar y proponer las medidas de ahorro y eficiencia energética más adecuadas para cada caso concreto. Pero además de conocimientos técnicos, deben tener capacidad y empatía para tratar con los clientes.

No se trata de un perfil comercial, en el que lo más importante es vender un gran volumen de productos y servicios. Muy por el contrario, un consultor energético es un asesor que ofrece las soluciones de ahorro y eficiencia energética que mejor se adaptan a cada caso concreto.

Por ello, en los procesos de selección se tiene en cuenta tanto que el candidato/a tenga una formación técnica (generalmente en ingeniería), como experiencia práctica en servicios de preventa técnica y asesoramiento técnico a clientes que deciden realizar una rehabilitación de sus instalaciones térmicas.También se valora la experiencia en la promoción y venta de servicios o productos técnicos de valor añadido para el cliente.

 

En definitiva, en la formación para consultor energético es imprescindible tanto los conocimientos técnicos como la experiencia y trayectoria profesional previa.

 

Evolución de las empresas de servicios energéticos

Para satisfacer sus necesidades energéticas, nuestro país necesita importar la mayor parte de energía que consume. En 2014, España importó el 72,9% de la energía que empleó ese año, según datos del Eurostat.

Dado que, además, el precio de la energía y de los combustibles fósiles tiende a encarecerse con el paso del tiempo, la factura energética es cada vez más cara de pagar.

 

“Hoy en día, tanto las instituciones y las empresas, como los ciudadanos son conscientes del alto grado de contaminación y combustibles fósiles que se consumen y generan. Hay que empezar a aportar nuestro granito de arena  cambiando nuestros usos y costumbres para disminuir las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera y salvar el planeta”, explica Antonio Ocaña, director comercial de Remica.

En este contexto, la figura del consultor energético es clave: se trata de una figura que escucha y analiza las necesidades del cliente en sus instalaciones térmicas, iluminación, etc. Posteriormente, propone las soluciones de ahorro y eficiencia energética necesarias que no solo reducirán el consumo energético de la instalación, sino también garantizarán que los usuarios disfrutarán de todas las prestaciones y el confort necesarios para desenvolverse con facilidad.

Beneficios para los clientes

La irrupción de la figura del consultor energético tiene múltiples beneficios para los clientes:

  • Soluciones personalizadas. Un consultor energético realiza una auditoría del edificio para conocer cuál es el estado de las instalaciones. A partir de ahí, puede detectar qué medidas de ahorro y eficiencia energética (MAEs) se pueden adoptar.
  • Beneficios económicos y personales. Las MAEs propuestas deben tener en consideración tanto el retorno de la inversión que se producirá fruto de su puesta en marcha, así como mantener el nivel de confort y las prestaciones que necesitan los clientes.
  • Beneficios medioamientales. La mejora de la eficiencia energética de las instalaciones también tendrá como efecto la reducción de gases de efecto invernadero.
  • Revalorización de las instalaciones. Algunas de las medidas adoptadas pueden ayudar a mejorar la calificación energética de las instalaciones térmicas.
  • Adaptarse a las normativas. Confiando en un consultor energético cualificado, el usuario tiene la garantía de que las medidas de ahorro y eficiencia energética siempre cumplirán con la normativa vigente en el momento de actualizar la instalación.

 

Sobre las empresas de servicios energéticos

El consultor energético es un perfil profesional que ha comenzado a proliferar a partir de la aparición de empresas de servicios energéticos o ESEs.

Las empresas de servicios energéticos proporcionan servicios energéticos o de mejora de la eficiencia energética en las instalaciones o locales de un usuario y afrontan cierto grado de riesgo económico al hacerlo. El pago de los servicios prestados de estas compañías se basa (en parte o totalmente) en la obtención de mejoras de la eficiencia energética y en el cumplimiento de los demás requisitos de rendimiento convenidos.