3 mayo, 2016 Remica Servicios Energéticos

Gestión por valores ¿cómo alinear a los colaboradores con la empresa?

gestión por valores

En todas las organizaciones uno de los retos más importantes que debe afrontar es la gestión por valores y alinear a los colaboradores con la empresa.

Aunque puede parecer sencillo el planteamiento, la manera de conseguirlo no lo es. Los directivos tienen que pensar que esta alineación resulta insuficiente a pesar de las buenas intenciones y los esfuerzos realizados. Es importante convenir las dificultades objetivas y los costes tanto desde el punto de vista de la gestión como el coste que ha supuesto este tipo de gestión.

Estudios y análisis realizados por consultoras constatan que el 37% del valor de una estrategia se pierde por problemas de ejecución, y casi el 80% de los colaboradores no se consideran ni suficientemente motivados ni adecuadamente alineados con los objetivos de la organización, estos mismos estudios destacan que el alineamiento adecuado es capaz de conseguir incrementos de productividad del 3%. Lo que verdaderamente es muy destacable en términos económicos.

Son los equipos de recursos humanos los encargados de trabajar este ámbito y conseguir resultados.

Lo más importante es que la formulación de la misión empresarial sea coherente, clara y relativamente estable. En esta formulación se deben incluir valores fundamentales, más allá de lo banal o genérico, como pueden ser la calidad o la satisfacción del cliente. Éstos no representan una misión ya que, de ser así, todas las empresas tendrían la misma.

El concepto de misión muchas veces no está muy claro, es importante que las organizaciones hagan un esfuerzo por detallarla. Formular y explicar una misión o en otras palabras un objetivo a alcanzar a largo plazo, es algo más que un listado de cinco o seis frases que se colocan en las recepciones de nuestros boletines internos. Implementarla significa que todos los actos de la dirección deben estar alineados con ella.

Lo que ocurre con la misión ocurre también con los objetivos, aunque ¿cómo es posible determinar unos objetivos y hacer que los empleados trabajen alineados con los mismos sin previamente determinar y comunicar tal misión, visión y valores?

Cuando hablamos acerca de los valores empresariales hay que hacer referencia a la estrategia que orienta el rumbo de la empresa y motiva la acción de sus colaboradores en distintas instancias, funciones y niveles jerárquicos.

Hay varias premisas que deben ser consideradas en torno a la gestión por valores empresariales, que dada su relevancia estratégica, impacto emocional, función normativa, e influencia colectiva, conforman un código genético del sistema social, al que conocemos como empresa.

Los valores personales han de ser congruentes con los valores empresariales

Cuando los valores personales muestran correspondencia con los valores empresariales que son sistemáticamente comunicados, conocidos y compartidos, resultará más fácil que acciones individuales inducidas por la cultura empresarial, finalmente se manifiesten y coordinen, para apoyar el logro de metas operacionales, de mercado y de negocios, necesarias para justificar la viabilidad a largo plazo de la empresa, que afronta un entorno de negocios tan cambiante y competitivo, como el actual.

Cuando opera la sinergia entre la acción individual y el marco normativo que la promueve y justifica, comenzarán a surgir colaboradores comprometidos con una empresa a la que sienten como propia. Son personas cuyo aporte, implicación y compromiso, se potencia gracias a la identificación con valores empresariales que refuerzan su orgullo y sentido de pertenencia a la organización.

En compañías conscientes de la importancia de fomentar una gestión basada en valores, no basta con seleccionar a las personas que ingresarán a la empresa en función de sus capacidades técnicas y perfil de competencias.

Es clave proveer las garantías mínimas de que efectivamente los valores individuales serán congruentes y compatibles con los valores empresariales.

Gestión por valores para alinear sistemas de competencias con la estrategia empresarial

Los valores empresariales son inherentes a la cultura de la organización, y de necesaria atención para cualquier colaborador de la empresa. Es clave garantizar la necesaria alineación entre los instrumentos de evaluación de desempeño, y la ejecución de la estrategia empresarial. Para este fin, los valores empresariales se aplican como referentes, para promover un sólido modelo de ciudadanía corporativa.

Así, los distintos modelos de competencias por rol, incluyen un conjunto de competencias organizativas, transversales, que estando basadas en valores empresariales, contribuyen a instigar una deliberadas identificación de los colaboradores a vectores empresariales fundamentales, que estando vinculados a un sistema de creencias, a un marco normativo, a comportamiento corporativamente correctos, y a actitudes dominantes, conforman el ADN de la empresa, la Cultura Corporativa.

Los valores se transmiten a través del ejemplo

Los valores empresariales no consiguen su objetivo y resultan ser completamente ineficaces, si lo que se sabe y se observa de ellos no trasciende.

Es posible que en las organizaciones tengan a colaboradores que manifiesten dudas acerca de cuáles son la misión, visión y valores de la empresa, y no tienen un conocimiento, siquiera mínimo de los valores que deberían justificar, reglamentar y estimular su participación en la empresa.

Es así, como directivos, líderes y mandos intermedios ganan credibilidad, construyen espacios de influencia, y a partir de allí, desarrollan una rica y expresiva relación profesional con sus colaboradores, fundamentalmente basada en la confianza y el respeto recíprocos.

Misión, visión y valores de Remica

En Remica nuestros colaboradores trabajan para llevar a cabo la misión, visión y defender los valores de la compañía. Nuestra misión es proporcionar a nuestros clientes confort, con ahorros económicos y energéticos, garantizando la máxima seguridad de la instalación.

La visión que tenemos es poder contribuir al desarrollo sostenible de la sociedad, disminuyendo el consumo de energía mediante la optimización de las instalaciones en la edificación.

Por último, nuestros valores son el compromiso; orientación al cliente; rigor; afán de superación; transparencia y la integridad.

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra política de cookies. Si continúas navegando,aceptas su uso

ACEPTAR
Aviso de cookies