12 marzo, 2018 Remica Servicios Energéticos

¿Por qué la orientación al cliente es fundamental para las empresas?

orientacion al cliente en RemicaLa orientación al cliente puede definirse como una actitud que adoptan algunas organizaciones, cuya actividad se centra en satisfacer las necesidades de sus clientes actuales y potenciales.

Se trata de un concepto muy arraigado en las estrategias de marketing actuales. En un contexto en el que existe un exceso de oferta y donde los cambios tecnológicos y técnicos propician un clima en el que la competitividad es muy alta, las empresas orientadas al cliente buscan atraer y fidelizar usuarios.

Primer paso: escuchar a los clientes

Para practicar la orientación al cliente el primer paso es conocer bien el sector y  analizar cuáles son las necesidades de aquellos que consumen un determinado producto o servicio.

Se trata de una tarea en la que deben estar implicados todos los departamentos de la compañía, que no debe limitarse a momentos puntuales.  ¿Cómo lograrlo?

  • Analizar el mercado, realizando una adecuada segmentación del público objetivo para entender cómo es y sus motivaciones, necesidades, etc.
  • Identificar las fortalezas y debilidades de los productos y servicios que ofrece la organización para conocer qué aspectos diferencian a la marca con respecto a la competencia y cuáles son las ventajas competitivas por las que los clientes eligen ese producto o servicio.
  • Establecer mecanismos para poder obtener un feedback. Recoger opiniones y comentarios de los clientes; preguntar por su grado de satisfacción respecto a los productos y servicios que ofrece la empresa, indagar qué motiva sus decisiones de compra, etc.
  • Adelantarse a las necesidades futuras de los clientes, manteniéndose al día de la evolución del sector. Es necesario mantenerse actualizado de las novedades comerciales, tecnológicas, sociales, etc. Para ello, las organizaciones pueden promover estudios o encuestas internas, y también pueden obtener información a través de informes sectoriales, publicaciones especializadas, etc.

Segundo paso: Implicar a toda la organización

La orientación al cliente supone un reto para las empresas. Escuchar y analizar las necesidades de los usuarios es el primer paso pero, a partir de ahí, las organizaciones deben desarrollar estrategias para mejorar sus procesos y canales de comunicación con el usuario.

Para ello es fundamental implicar a todas las personas que forman parte de la organización. Si una compañía no es capaz de implicar a todos sus miembros en este objetivo, la orientación al cliente no pasará de ser una mera una declaración de intenciones.

En definitiva, que los objetivos de la empresa y las acciones de los trabajadores deben estar perfectamente sincronizados para lograr la satisfacción de los usuarios a los que se dirigen.

En el caso de Remica, como empresa de servicios energéticos trabajamos para el desarrollo sostenible de la sociedad, disminuyendo el consumo de energía mediante la optimización de las instalaciones de nuestros clientes.

Con ello, las personas obtienen todo el confort y las prestaciones que necesitan sin que se produzca un derroche de energía.

Esta forma de trabajar, orientada a la satisfacción al cliente mejorando el funcionamiento de sus instalaciones, se refleja en nuestra política integrada de Calidad y Medio Ambiente, donde se estipula que buscamos conseguir la plena satisfacción del cliente, suministrándole unos productos y un servicio de Calidad en el plazo fijado. Al tiempo que nuestras acciones se realizan bajo criterios de prevención de la contaminación y de minimización de su impacto medioambiental. Objetivos en los que se implica toda la organización.

La formación continua cumple un importante papel

Para que la gestión de las  instalaciones consumidoras de energía (calefacción, climatización, agua caliente sanitaria, etc.) sea lo más eficiente posible, es necesario mantenerse actualizado de los cambios normativos y tecnológicos del sector.

Por ello, Remica ofrece formación continua a sus colaboradores internos, lo que nos permite destacar como compañía, al adaptarnos a las necesidades cambiantes de nuestros clientes.

Esto es posible gracias a nuestra universidad corporativa, una plataforma de formación  que nos permite ofrecer itinerarios formativos personalizados, así como mejorar nuestra comunicación y la colaboración a través de las nuevas herramientas que esta tecnología nos aporta.

A través de esta herramienta podemos lanzar formaciones simultáneas que den a conocer las líneas estratégicas de la compañía. También permite que se compartan y se unifiquen las buenas prácticas, reforzando los valores corporativos y alineando a grupos de personas tan numerosos como heterogéneos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra política de cookies. Si continúas navegando,aceptas su uso

ACEPTAR
Aviso de cookies