9 julio, 2018 Remica Servicios Energéticos

El valor de la sinceridad en el trabajo

sinceridad en el trabajo

Este post queremos dedicarlo a un concepto antiguo pero novedoso, como es el valor de la sinceridad en el trabajo. Antiguo porque existe desde tiempos inmemoriales, y novedoso porque cuando hablamos de éxito profesional mencionamos valores importantes en el trabajo tales como liderazgo, equidad, compañerismo, trabajo en equipo, todos ellos cimentados en la sinceridad, pero pocas veces extraemos este término de estos valores globales para darle la importancia que por sí solo merece.

Dice el conocido empresario estadounidense Jack Welch que los líderes crean confianza con su sinceridad, transparencia y méritos; solo faltaría añadir que la destruyen cuando no tienen la verdad como prioridad en el ejercicio de ese liderazgo.

¿Y a qué verdad nos estamos refiriendo? Lógicamente, la sinceridad no obliga a decir todo lo que se piensa; lo que uno piensa no necesariamente es la verdad, sino lo que uno mismo opina. La sinceridad consiste en que cuando se dice algo, se diga lo que se piensa, independientemente de las consecuencias que ello traiga.

Pero sucede que la mayoría de las consecuencias que conlleva la sinceridad en el trabajo son positivas. Veamos algunas de ellas:

  • Reconocer que nos hemos equivocado nos otorga credibilidad; aunque seamos recriminados por esa equivocación, nuestra imagen se verá reforzada por ese reconocimiento.
  • Ser sincero contribuye de manera importante al compañerismo y al trabajo en equipo, ya que todos queremos colaborar con personas que no “escurren el bulto”.
  • Decir la verdad ayuda a encontrar antes soluciones, permitiendo analizar las cosas teniendo información veraz desde el primer momento.
  • Ser sinceros nos permite mantener alta la autoestima y el respeto por nosotros mismos; esto se percibe y da seriedad a nuestras opiniones y planteamientos.

No obstante, decíamos más arriba que sinceridad no es decir todo lo que uno piensa, ni aunque sea verdad; una opinión negativa no solicitada, y que no aporta nada, puede dificultar las relaciones con los compañeros a cambio de no obtener ningún beneficio. Cuando vamos a emitir una opinión negativa, es útil preguntarse ¿para qué voy a decir esto que voy a decir? ¿aporta algo o solo es para desahogarme? ¿estoy seguro de que es la verdad, o es mi interpretación? Lo que voy a decir, ¿lo puedo decir de una forma más constructiva? No es lo mismo decir, por ejemplo, “no has aportado nada al proyecto”, que decir “considero que por tus conocimientos y experiencia podrías haber aportado más al proyecto”.

Una vez establecido que ser sincero en el ámbito profesional refuerza nuestra credibilidad aunque en el corto plazo nos haya supuesto un reproche, que simplifica la colaboración y el trabajo en equipo, además de contribuir a nuestra autoestima y respeto, podemos entrar en el cómo, es decir, qué pautas se pueden seguir para ser sincero en el trabajo y no resultar perjudicado por ello en nuestras relaciones interpersonales.

Siguiendo las recomendaciones de Gómez Checa, coach, la clave no está en el qué, sino en el cómo.

Algunas de sus fórmulas son: identificar el momento y lugar oportuno para expresar lo que uno piensa, expresar lo que se piensa dejando el espacio al otro para que pueda dar su opinión, enfocarnos en el comportamiento o en el hecho de qué queremos comunicar, no centrarnos en la persona y potenciar la conversación para abrir nuevas posibilidades.

Todos nos equivocamos, y reconocerlo no nos debilita, al contrario, refuerza nuestra imagen; decir la verdad es muy importante en las relaciones profesionales, y hacerlo empatizando con el otro, poniéndonos en su lugar y dejándole lugar para explicar sus razones, nos hará buenos compañeros de viaje a lo largo de nuestra trayectoria profesional.

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra política de cookies. Si continúas navegando,aceptas su uso

ACEPTAR
Aviso de cookies