11 junio, 2018 Remica Servicios Energéticos

Técnico de telegestión: una profesión con futuro

técnico telegestión

En las instalaciones térmicas, las nuevas tecnologías ayudan a mejorar la eficiencia energética y el servicio de telegestión es una buena muestra de ello.

En Remica Servicios Energéticos somos pioneros en ofrecer un servicio de telegestión  que permita monitorizar y gestionar a distancia las instalaciones térmicas. Gracias a ello logramos optimizar su funcionamiento para que nuestros clientes puedan disfrutar de todas las prestaciones que necesitan sin derrochar energía.

Desde el punto de vista de desarrollo de carrera profesional, las personas que se dedican a la telegestión tienen ante sí un reto emocionante, ya que esta área está aún en desarrollo y, en el futuro, cobrará  una mayor importancia en la gestión de instalaciones y en el sector de la eficiencia energética. 

¿Cómo funciona la telegestión?

Gracias a una centralita ubicada en la sala de calderas es posible realizar un seguimiento en tiempo real desde el Centro de Control de Remica.  De ese modo se puede:

  • Verificar que la instalación funciona correctamente. El sistema de telegestión permite programar alarmas que avisen en tiempo real si se está produciendo un mal funcionamiento.

  • Seguimiento de la eficiencia energética y el confort ambiental. Lo que no se mide, no se puede mejorar. La telegestión ofrece datos de cómo se reparte el consumo energético y permite programar el funcionamiento del sistema para satisfacer las necesidades reales de los usuarios. De hecho, sin telegestión no se puede realizar una gestión energética de la instalación.

  • Se evitan plazos de espera prolongados. Gracias a las instalaciones telegestionadas es posible gestionar ciertas acciones desde el Centro de Control de Remica, como cambios en los puntos de consigna de temperaturas o modificaciones en los horarios de funcionamiento. Esto presenta una gran ventaja: si, por ejemplo, el presidente de una comunidad de propietarios comunica que prefiere que la calefacción se encienda todas las mañanas una hora antes, será suficiente con una llamada telefónica para que el cambio se aplique y no será necesario esperar hasta que visite la instalación un técnico.

 

¿Cuál es la ventaja de este sistema?

Una instalación sin telegestión es una especie de “isla automatizada”. Ante un problema solo se puede actuar de forma limitada ya que no ofrece datos de su “estado de salud”, ni avisa cuando se produce un funcionamiento que no se corresponde con los parámetros que se habían establecido.

En cambio, una instalación con telegestión que disponga de conexión con una sala de control ofrece un valor añadido ya que, de modo remoto, centralizado y en tiempo real permite actuar utilizando todo el potencial del Departamento de Telegestión para resolver incidencias.

Además, es un sistema que aumenta la transparencia. Y es que, si hasta ahora los datos proporcionados por las instalaciones eran únicamente recibidos y modificados por el Centro de Control de Remica, ya es posible en algunos casos compartir esa información con los representantes de las comunidades de propietarios, sin necesidad de intermediarios.

¿Qué profesionales se dedican a la telegestión?

La función principal de los técnicos de telegestión es controlar y gestionar el funcionamiento de las instalaciones telegestionadas.

Esto implica realizar varias operaciones: desde atender las alarmas que envían las instalaciones cuando se produce algún problema hasta mejorar el rendimiento de las mismas o programar las nuevas regulaciones.

Sin embargo, parte importante de su labor también consiste en tratar con los clientes, aplicando los cambios de horario o consignas que solicitan o simplemente aclarándole sus dudas acerca del funcionamiento de su instalación.

La orientación al cliente es fundamental para los técnicos de telegestión, ya que el sistema les permite anticiparse a cualquier problema o anomalía en el funcionamiento de sus instalaciones y actuar de inmediato para solucionarlo. En muchas ocasiones,  incluso antes de que los vecinos del edificio se den cuenta de que algo no va bien en su instalación.

Con ello se evitan los inconvenientes que una falta de servicio de calefacción o agua caliente puede causar.

¿Te interesa formar parte de nuestro equipo de Telegestión? Envíanos tu CV a rrhh@remica.es

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra política de cookies. Si continúas navegando,aceptas su uso

ACEPTAR
Aviso de cookies