11 noviembre, 2019 Remica Servicios Energéticos

Tendencias en gestión de personas

tendencias en gestión de personas

 

El pasado 24 de octubre se entregó el Premio CEO DCH a la Excelencia en la Dirección de Personas, organizado por la organización Organización Internacional de Directivos de Capital Humano (DCH) que en esta edición ha recibido Pilar López, presidenta de Microsoft España.

La mayor parte de la jornada se ha focalizado en la gestión de la diversidad (de género, de raza, de cultura, de ideología, de edad, de religión o de cualquier otra variable).

Todos los presentes han coincidido en que integrar el talento que aporta cualquier colectivo es en la actualidad no solo una cuestión de valores o de responder a una necesidad de la sociedad, sino que se ha convertido también en una palanca de innovación y competitividad.

“Si nos apartamos de la sociedad, las empresas se quedan obsoletas y pierden competitividad”, comentaba uno de los asistentes, director de Recursos Humanos de una gran empresa.

Otra reflexión que se lanzó es la idea de la empresa como ecosistema, con un importante impacto en la sociedad. Esto significa que las organizaciones no deben pensar únicamente en sus resultados y accionistas, sino que tienen que aportar valor a sus profesionales, proveedores, clientes, y, en definitiva, contribuir a mejorar la sociedad en la que están inmersas.

Otro foco de la jornada ha sido la importancia que está adquiriendo para las nuevas generaciones el trabajar en una empresa con propósito, es decir, con un fin que trasciende el propio negocio. En el caso de Remica, este propósito es proporcionar confort y ahorro a nuestros clientes, y contribuir a la sostenibilidad medioambiental realizando instalaciones de alta eficiencia energética. Este propósito solamente se consigue con el talento de las personas que forman parte de la compañía, y nos enorgullece el gran capital de talento con que cuenta Grupo Remica.

En cuanto a los retos que se nos presentan en la actualidad a profesionales y organizaciones, Mireia Rius, vocal de Programas de Executive Education del IESE, destacaba la necesidad de contar con personas multiinteligentes, es decir, con profesionales que dominen la tecnología, el know how propio de su actividad, las soft skills (competencias suaves o blandas), con intuición y que compartan la cultura y valores de la compañía en la que trabajan.

Estas soft skills, destaca Mireia Rius, ahora son hard skills (competencias fuertes), ya que, en un mundo tan globalizado, con el conocimiento tan asequible para todos, dominar habilidades como capacidad de relación, de resolución de conflictos, trabajo en equipo, resiliencia, etc., se convierten en aliados imprescindibles del éxito profesional.

Estas reflexiones posicionan una vez más a las personas y la gestión que de estas hagan sus líderes, en el foco de la empresa. Habrá que compatibilizar la flexibilidad necesaria para la conciliación, con las necesidades de productividad de las organizaciones. Transmitir el propósito de la compañía y alinearlo con las expectativas de milenials, silver talent, o cualquier otro colectivo, hará de las personas que gestionan recursos humanos un socio fundamental de las organizaciones.

En definitiva, la idea fundamental que hemos extraído de esta jornada de diálogos entre Dirección General y Dirección de Recursos Humanos es que conectar una necesidad de la sociedad (contar con jóvenes, senior, mujeres, hombres, multiculturalidad, etc.) con una necesidad de la empresa, es una palanca de competitividad que redunda en beneficio de ambos, sociedad y empresa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra política de cookies. Si continúas navegando,aceptas su uso

ACEPTAR
Aviso de cookies