4 enero, 2016 Remica Servicios Energéticos

Trabajar en equipo: Recetas para aumentar la productividad

trabajar en equipoTrabajar en equipo influye en los resultados de las compañías. Según Alistair Cox, CEO de la compañía consultora  Hays, con la llegada de la crisis económica las empresas notaron que dejó de crecer la productividad de las empresas.  ¿Qué se esconde detrás de este fenómeno?

Para muchos expertos, la clave para evitar un descenso de la productividad en las empresas es impulsar equipos de trabajo “de alto rendimiento”, donde todos sus miembros se encuentren bien integrados, satisfechos y altamente motivados, y trabajen coordinadamente para lograr un objetivo común; siempre en sintonía con las metas fijadas por la empresa.

Lograr que en una compañía arraigue el hábito de ‘trabajar en equipo’ es algo factible, pero requiere altas dosis de esfuerzo y una buena gestión por parte de la compañía.

Ubicar a las personas en el lugar que se merecen

Para Alistair Cox es fundamental que las organizaciones se aseguren de que ubican a las personas adecuadas en el lugar que se merecen, y que estas tienen una comprensión clara de los objetivos de la empresa, para poder sacar el máximo partido de trabajar en equipo.

“Si una fuerza de trabajo comparte la misma visión que su compañía, se sentirá parte de la empresa y mostrará sus mejores habilidades”, explica el CEO de Hays. En su opinión, las personas y los equipos de trabajo son elementos diferenciadores de las empresas ya que, aunque su competencia replique la misma formación y tecnología, otras compañías que carezcan de equipos de trabajo altamente productivos nunca serán capaces de alcanzar los mismos objetivos.

Invertir en formación

La formación es clave para que  aquellas compañías que dan una gran importancia al ambiente de trabajo y desarrollo de su plantilla tengan éxito. Según una investigación de la American Society of Training and Development (ATD), recogida por el Innovation Factory Institute, la inversión en formación también se refleja en las cuentas de la compañía.

Esta investigación mostró que aquellas compañías que invierten más de 1.000 dólares por empleado (unos  930 euros)  al año obtuvieron 24% más de margen comercial y un 218% más de ingresos en comparación con aquellas empresas que invirtieron menos de 150 dólares en formación.

Por su parte, la multinacional inglesa Ernst & Young calcula que por cada dólar destinado a formación, la media del retorno sobre la inversión es del 300%. Además, en casos excepcionales, el retorno es 30 veces superior a la inversión realizada.

 Tecnología que ayude a lograr metas

Aunque una compañía invierta en tecnología de última generación, para sacar el máximo partido de ello, nunca debe perderse de vista que se trata de un instrumento para  agilizar y potenciar el trabajo de los colaboradores. Después de todo, ni la mejor tecnología será capaz por sí misma de aumentar la productividad de la empresa si no hay personas detrás gestionándola.

Así opina el CEO de HAYS, quien considera además que en todo el proceso no puede faltar la implicación de la dirección. “El enfoque y la unidad deben proceder de la parte superior de la empresa directamente a través de toda la organización, asegurando a toda la fuerza de trabajo un planteamiento claro de lo que la empresa quiere lograr e inspirándolos a trabajar lo mejor que puedan”, asevera.

 

Crear lazos a través del team building

Se engloban en el concepto de team building aquellas actividades que las organizaciones ponen en marcha para fomentar la  construcción de equipos de alto rendimiento.

A través de esta técnica se trata de fortalecer la relación del equipo con la organización poniendo en marcha distintas actividades que, entre otros aspectos, trabajan el crecimiento personal y profesional de todos los componentes del equipo y potencian las capacidades de comunicación personal e interpersonal de los individuos.

Existen multitud de actividades de team building, pero en general casi todas tienen unas características comunes:

– Se trata de actividades dirigidas por personas especializadas en este tipo de técnicas.

– Se desarrollan en escenarios completamente distintos al del trabajo y suelen durar entre 2 y 6 horas.

– Se propone resolver un reto o problema, para lo cual los participantes deben coordinarse y sacar el máximo partido a los recursos que tienen a su disposición.

 

Las técnicas de team building ofrecen grandes beneficios a las organizaciones que las ponen en práctica, entre ellos que se aumenta el compromiso de los empleados, se logra un mejor entendimiento del punto de vista de otros miembros del equipo, se desarrollan las relaciones interpersonales y se estimula la confianza y potencia el espíritu de trabajo en equipo.

 

Otros artículos relacionados que te pueden interesar:

Gamificación en la empresa o el arte de evolucionar ‘jugando’