20 agosto, 2018 Remica Servicios Energéticos

Trucos para combatir el síndrome postvacacional y hacer agradable la vuelta al trabajo

sindrome postvacacional

 

Algunas veces es común escuchar hablar de síndrome postvacacional. ¿Se trata de una exageración? ¿O es un fenómeno que realmente existe?

Según  la consultora ADECCO, el síndrome vacacional (también conocido como depresión vacacional) es una “sensación de falta de energía, desmotivación o tristeza que sufren algunos trabajadores al reincorporarse al trabajo después de un periodo de vacaciones”.

 

Síntomas del síndrome postvacacional

Aunque este síndrome se manifiesta de maneras diversas dependiendo de las personas, en todos los casos suele ser común que este síndrome se manifieste tras haber disfrutado de un largo periodo de descanso.

Algunos síntomas que identifican el síndrome postvacacional son:

  • Apatía, cansancio, falta de energía y dificultad para concentrarse en tareas.
  • Trastornos de sueño, nerviosismo estrés o tristeza.

Normalmente estos síntomas desaparecen a los dos o tres días. Aunque es posible que duren quince. Y, en casos extremos, se puede alargar meses y producir ataques de ansiedad, dolor de cabeza o malestar general.

 

¡Se puede prevenir!

La buena noticia es que este síndrome se puede prevenir. “La clave radica en hacer que la transición entre las vacaciones y la vuelta al trabajo sea lo más llevadera posible”, explican desde Adecco.

¿Cómo lograrlo?

Un factor fundamental es la actitud con la que se afronta la vuelta a la rutina. Si la actitud es positiva (sin pensar que el trabajo es una “carga”), se pueden neutralizar los efectos del síndrome posvacacional.

  • Conviene retomar el horario de sueño habitual de los días de trabajo de manera paulatina. Esta medida es especialmente recomendable para aquellas personas que acostumbran a acostarse y a levantarse tarde durante sus vacaciones. Si se va recuperando el horario de sueño habitual, el cuerpo tardará menos en acostumbrarse a la rutina.
  • Es preferible no volver del lugar de vacaciones el día anterior a la vuelta al trabajo. Los expertos de Adecco recomiendan hacerlo unos días antes para que el trabador regrese a su entorno habitual y tenga tiempo para retomar su actividad diaria.
  • Si es posible, dividir los días de vacaciones a lo largo del verano. Dado que este síndrome se produce después de periodos vacacionales muy prolongados, una recomendación es dividir las vacaciones en dos partes. Por ejemplo, si se va a disfrutar de 21 días de vacaciones, hacer dos descansos, uno de una semana y otro de dos semanas.

 

El síndrome postvacacional también se puede combatir

¿Qué hacer en los casos en los que ya se padece este síndrome? Afrontar el regreso al trabajo con una actitud positiva es fundamental pero, además, los expertos de Adecco ofrecen algunas recomendaciones:

Levantarse algo más temprano de lo habitual para ir al trabajo. El objetivo es disponer de más tiempo por la mañana para poder comenzar el día sin agobios.

Retomar el trabajo de forma gradual, sin afrontar de golpe grandes cargas de trabajo (siempre que las circunstancias lo permitan).

Cuidarse, con una alimentación sana, haciendo ejercicio y adoptando hábitos de vida saludables.

Destacar los aspectos positivos  que tiene la vuelta al trabajo: como, por ejemplo, las relaciones con los compañeros o todo aquello que puede generar emoción y motivación.

 

Más información en  https://adecco.es/wp-content/uploads/2017/08/NdP-1-de-cada-3-trabajadores-sufre-o-sufrir%C3%A1-el-s%C3%ADndrome-postvacacional-al-volver-al-trabajo.pdf

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra política de cookies. Si continúas navegando,aceptas su uso

ACEPTAR
Aviso de cookies