20 mayo, 2015 Remica Servicios Energéticos

Una comunicación fluida, fundamental para impulsar el talento y compromiso de los empleados

reunion_2

Mucho se trabaja desde los departamentos de Recursos Humanos en la gestión del compromiso y sobre todo en alinear y gestionar el talento para la consecución de los objetivos y resultados que la organización persigue. Para ello, la mejor herramienta es la “valoración del desempeño” que en Remica realizamos mediante una entrevista de desarrollo.

A través de ésta medimos el grado de cumplimiento de los objetivos y la generación de valor de nuestros colaboradores. De este modo, el valor de nuestra plantilla, su potencial y su talento se mide por los objetivos definidos y también por el desarrollo de sus competencias.

Se trata de un proceso fundamental, que se realiza de manera anual,  en el que Recursos Humanos es un elemento de apoyo para  los responsables que lo llevan a cabo. Este proceso permite establecer una comunicación fluida, una línea de trabajo común y fomenta y pone en valor el trabajo de cada miembro de la organización.

Es, por tanto, una potente herramienta de gestión del talento y de impulso del compromiso, que se debe utilizar para conocer en profundidad las expectativas y necesidades de nuestros colaboradores.

Debemos tener en cuenta que no a todos los miembros de un equipo les motivan las mismas cosas, ni tienen los mismos objetivos vitales o profesionales, por ello, esta reunión de valoración es muy útil ya que nos permite conocer de manera cercana estas cuestiones, además de su trabajo diario.

Se trata de crear una forma de relacionarnos con el equipo, generando espacios para hablar de forma continua con ellos y sobre ellos, de lo que esperan y esperamos, de lo que necesitan y necesitamos. Es una oportunidad para dotar de sentido su trabajo y ayudar a trabajar su mentalidad ganadora, de mejora, de superación.

Con estas líneas, debemos dedicar un tiempo muy valioso a preparar las reuniones de valoración y no tomarlas a la ligera, porque tiene una influencia directa en el compromiso y en la consecución de los resultados que esperamos. No vale con el día a día, los colaboradores necesitan su espacio y su refuerzo, y sobre todo conocer lo que se espera de ellos y qué camino está tomando la empresa.

Además de ello esta gestión basada en el potencial y el talento hace que exista una mayor movilidad y polivalencia en los equipos, algo que a día de hoy es fundamental para afrontar los cambios rápidos que existen dentro y fuera de las organizaciones.

Como resumen, concluimos recalcando que debemos usar bien la evaluación y valoración profesional, como herramientas para comunicarnos con los colaboradores y vincular sus esfuerzos al reconocimiento y recompensa necesarios, solo así lograremos la gestión del talento y del compromiso.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *