15 diciembre, 2014 Remica Servicios Energéticos

Una formación especializada es la clave para encontrar empleo

Para encontrar empleo, la formación especializada es fundamentalSegún el Observatorio de Empleo de Aedipe (Asociación Española de Dirección y Desarrollo de Personas), cuyo objetivo es identificar e impulsar medidas que contribuyan significativamente al crecimiento y mejora del empleo en nuestro país, el problema de empleo nos compete a todos: “Administración, empresas, sistema educativo, familia y trabajadores, singularmente los jóvenes. Si nos enrocamos en decir a los demás lo que tienen que hacer, sólo obtendremos excusas que no sirven para avanzar”.

Tal como señala uno de los estudios publicados por este Observatorio de Empleo, además de otras causas estructurales, el problema del desempleo obedece también, entre muchas otras causas, “a la falta de una fuerza laboral preparada para actuar en el nuevo paradigma que se abre camino en medio de una crisis económica”. Es decir, el volumen de empleo se irá recuperando y por tanto el mercado laboral necesitará más profesionales, pero las oportunidades surgirán para personas con alto nivel de cualificación, y con capacidad para adaptarse a los nuevos modelos de trabajo.

En Remica, haciéndonos eco de esta realidad, nos estamos preparando para enfrentarnos a un entorno laboral mucho más desafiante, estamos tomando diversas iniciativas para contribuir a que las implicaciones que supone este nuevo paradigma afecte lo menos posible a nuestros propios empleados, y al mismo tiempo contribuyamos a facilitar que parte de esa fuerza laboral externa (jóvenes en últimos años de carrera, personas con certificados de profesionalidad, etc.) tenga un acceso más fácil al mercado de trabajo.

En relación a este último aspecto, facilitar que los desempleados tengan un acceso más fácil al mercado de trabajo, Remica está firmando acuerdos de colaboración con Universidades y colaborando con mesas de empleo cuya finalidad es en todos los casos armonizar la formación con las necesidades reales de las empresas. En cuanto a la preparación de nuestros propios empleados, la formación ocupa en Remica una posición de gran relevancia, con un ambicioso plan de que abarca tanto aspectos técnicos y tecnológicos como de gestión.

Pero también somos conscientes de que este nuevo modelo implica un cambio en los equipos directivos, cuyas competencias tendrán que ir cada vez más vinculadas a la innovación, a la economía digital, a la gestión de equipos multidisciplinares y con modalidades de trabajo diversas, como el Tele trabajo, sistema que Remica ha adoptado a principios de 2014, o la gestión de personal externalizado (muchos jóvenes se inclinan por el autoempleo, una relación profesional que les otorga la autonomía de trabajar por proyectos). La gestión del talento y su diversidad se configura como el objetivo que tendremos que abordar los directivos y responsables de equipos humanos en los próximos años, para dar respuesta a los desafíos y necesidades que plantea un entorno laboral en constante cambio.

El reto al que nos enfrentamos los profesionales y las empresas en esta nueva economía es el mismo, ser cada vez más competentes, la mejora e innovación constante y la incorporación del conocimiento tecnológico a nuestra actividad cotidiana.

La demanda de empleo se centrará en personas cada vez más cualificadas, y estas personas a su vez querrán incorporarse y desarrollarse profesionalmente en empresas preparadas para dar respuesta a sus inquietudes; las empresas necesitarán el talento de estos profesionales para alcanzar sus objetivos, y para gestionarlo los equipos directivos de las empresas necesitaremos ampliar nuestro mapa de competencias, mediante una actitud proactiva, flexible, abierta al cambio y otorgando el protagonismo a nuestro equipo humano, apoyándolo para que crezca profesionalmente y encuentre también en la excelencia en el trabajo un medio para la realización profesional y personal.

En este apasionante reto hacia nuevas formas de desempeño profesional, tanto desde el punto de vista de las competencias necesarias, como de las nuevas modalidades de relación profesional, en Remica pensamos que solamente hay un común denominador, la búsqueda de la excelencia desde todos los niveles de la organización; y desde todos los niveles de la organización tenemos también el desafío de colaborar para que las personas con dificultades para acceder al mercado laboral mejoren su empleabilidad con programas de prácticas y formación.

Queremos por tanto animar también a nuestros equipos a compartir conocimiento y buenas prácticas con todas las personas que se irán incorporando a nuestros programas de prácticas empresariales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra política de cookies. Si continúas navegando,aceptas su uso

ACEPTAR
Aviso de cookies